domingo, 9 de mayo de 2010

LA TERCERA EN LA FRENTE

FOTO: El País

Carlos Aguilar
Si esta corrida se celebra en Madrid hace tan solo 20 años, tenemos alteración de orden público. Los toros de Bañuelos/Osborne, fueron lo más detestable que se puede ver en una plaza de toros, pero… ya nos estamos acostumbrando. Llevo años diciendo, que los taurinos, sinvergüenzas tratantes de ganado capaces de poner una dentadura postiza a un caballo para venderlo como más joven, acabarían con la afición y con los toros. Los Choperas disminuidos, son los mejores enterradores de una afición que harta de todo va desapareciendo de los tendidos.

Uceda Leal, va con el tiempo reafirmándose en su imagen triste y desangelada de un pega pases sin límite, eso sí, siempre le quedará… la espada.

El Capea, es al toreo lo que una zambomba a la música clásica, ni sabe ni puede, ni se le espera, pero ahí sigue dando el coñazo respaldandose en un padrino que en este caso, le ha servido para bautizarle y poco más.

Javier Cortés, es un torero muy nuevo, tiene valor, ganas y concepto de mano baja, pero puede perderse en ese torero moderno vulgar y ventajista que es el que impera en el escalafón. Cuando encumbramos a El Juli, como primera figura del toreo, estamos poniendo las bases para que los aprendices sigan su camino rectilíneo y jornalero.

Que pocos novilleros o matadores jóvenes hay, que sigan la tauromaquia de José Tomás o El Cid y la esencia de la lidia del maestro Esplá. Es mejor seguir la de El Juli o Manzanares, hay menos riesgo y los réditos son los mismos.

La feria continúa, rumbo a las puertas grandes de las figuritas mediáticas, los aficionados continúan abandonando las plazas o se resignan en ellas.
La fiesta de los toros no la defiende ni la madre que la parió
No estaría mal, que los aficionados que quedan se levantasen y pararan esta masacre taurina a la que nos están llevando estos desaprensivos.

No hay comentarios: