miércoles, 14 de abril de 2010

MARTES Y 13

                                                                            Foto: El País

Carlos Aguilar
Manada de mansos peligrosos en la Maestranza, los marrajos de Palha hicieron sonreír a más de un taurino monoencastista con el fracaso ayer en Sevilla de la ganadería portuguesa.

Arturo Macías lleva dos ferias y dos cornadas, mal asunto para la confianza de un torero procedente de un país donde los toros suelen salir envueltos en papel de regalo. Necesita asentarse, saber donde está, y recuperar la confianza que a buen seguro habrá quedado minada tras dos percances seguidos. El valor debe de estar acompañado de la razón y el conocimiento, compañeros que te hacen más seguro el viaje ante toros como los que se ha tenido que enfrentar en Sevilla.

De Iván Fandiño y Serafín Marín, solo darles la enhorabuena por haber salido andando del coso de Baratillo.
Iván las pasó moradas en el sexto de la tarde, que no tenía otra función que hacerle la vida imposible con su mansedumbre y mala leche.