lunes, 5 de abril de 2010

ESTO NO ES LA FIESTA DE LOS TOROS, ES SÓLO LA DE UNOS POCOS.

 Carlos Aguilar
 Sevilla. Toros de Daniel Ruiz, mal presentados, inválidos y descastados. Con este principio no haría ninguna falta escribir más. El toro debería ser imprescindible en la fiesta, lo que hagan los toreros con estos novillos no es relevante.

El nuevo arte de torear se ha olvidado de los toros, ahora los toreros son estética sin ética, posturas y trincherazos vacíos que buscan el olé profano del que no sabe lo que ve, pero aplaude por que es bonito.

 Dicen los antiguos oráculos del taurinismo, que el arte de torear es la lucha entre la fuerza del animal y la inteligencia del hombre, pero el hombre utiliza la inteligencia mucho antes de que el toro salga a la plaza. Esa superioridad de la mente es puesta al servicio del fraude mas vergonzoso en beneficio del torero.
Los buenos aficionados se indignan, pero el publico ignorante aplaude, solución: se quita de en medio a los buenos aficionados y se cuida al público ignorante.

Lo de Luque en Madrid es todavía más grave, si cabe. Es la crónica de un fracaso anunciado. Para venir con seis toros a Madrid hay que elegir toros que al menos se muevan y causen respeto en los tendidos, y no, con la ruina permanente de Juan Pedro y las sobras de los Cuvillos. La plaza de toros de Las Ventas, ha puesto en su sitio a un torero que está dando los primeros pasos en su carrera, aunque los palmeros de turno le han hecho creer que es el nuevo Mesías.
Daniel Luque sólo ha dado unas pinceladas de heroicidad y valor en su corta carrera, es sólo eso, nada más. No es torero para enfrentarse a seis toros en la primera plaza del mundo, es torero en proceso de formación que espera al toro bobalicón y sin casta para realizar sus rectilíneos derechazos y naturales acompañados de tonterías modernistas sin catalogar.

El aficionado que enseñaba el cartel desde el tendido, pidiendo los Palhas, -foto de J.R.M.- es otro desorientado más, ¿como puede pensar el buen señor, que las figuras de ahora se hacen demostrando su capacidad ante toros encastados y con peligro? Los estetas de ahora, amigo aficionado, se hacen, toreando bobadas con astas, desechos de casta y tontos de capirote. Si algún toro de las ganaderías "artistas" sale bravo y encastado o con peligro, es que el ganadero se ha equivocado.
¡Menos mal que el público de Las Ventas, no ha tratado a Daniel Luque como figura del torero!, de haber sido así, todavía estarían quitando las almohadillas del ruedo.