miércoles, 14 de abril de 2010


14 DE ABRIL


Carlos Aguilar
En este país, habrá una verdadera democracia cuando el pueblo en total libertad y sin el miedo de la época transicional elija: Rey o República. Cuando los partidos que participaron en el fascista alzamiento nacional sean ilegalizados, como lo son actualmente, los que no condenan la violencia.

Es denigrante para un país democrático, que el jefe del estado no haya condenado aun la dictadura ilegal y fascista del dictador. Juan Carlos I, es Rey de todos, pero él no ha condenado la violencia militar que asesinó a tantos españoles durante la guerra y 40 años después.

Posiblemente el procesamiento al juez Garzón, ponga en funcionamiento una maquinaría que hasta ahora estaba atascada.

***

No soy partidario de IU, no me gusta esta formación, pero me parece de interes lo que ha publicado hoy el diario Público.es


IU reclama la "nulidad plena de todos los juicios militares sumarísimos por los que fueron asesinados, torturados y encarcelados cientos de miles de personas" y defiende al magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón , procesado por investigar los crímenes de la dictadura. Así consta en el manifiesto redactado por la coalición que lidera Cayo Lara con motivo del 79 aniversario de la proclamación de la II República, que se cumple este miércoles.

"La condena de la dictadura de Franco, que en su momento aprobó el Consejo de Europa y que aún no ha realizado el rey Juan Carlos, sólo tendrá credibilidad si se declara la nulidad plena de todos los juicios militares sumarísimos por los que fueron asesinados, torturados y encarcelados cientos de miles de personas", dice el texto.

"La Justicia no se ha adecuado a los valores democráticos", dice IU

A juicio de IU, "la restitución de su memoria exigiría romper el pacto de silencio que desde la Transición opera como una gigantesca 'Ley de Punto Final'". La coalición critica el procesamiento de Garzón , pues demuestra que "la Administración de Justicia en España no se ha adecuado a los valores democráticos y a la defensa de los derechos humanos".

El manifiesto se refiere también a la monarquía, de la que afirma que "es la negación de la igualdad ante la ley". Tras hacer un llamamiento para "avanzar en la legítima aspiración de la III República", IU afirma que "no habrá democracia plena, si aún existen ámbitos del Estado al margen de la elección popular", en referencia a la monarquía, de la que critica que se la considera "inviolable e irresponsable, y con privilegios y derechos por razones de nacimiento".

IU recuerda que "la Casa Real española recibe anualmente de los Presupuestos Generales del Estado cerca de 9 millones de euros, que gestiona con total falta de transparencia actuando como un verdadero paraíso fiscal". Para la coalición que lidera Cayo Lara, "tratándose de dinero público, ninguna institución debería gestionarlo sin transparencia y sin control".

Asimismo, expresa su rechazo a "un orden social en el que la desvergüenza, la impunidad y la corrupción parecen avanzar sin freno" y añade que "en medio de una crisis devastadora, la mayor deslegitimación del sistema proviene de la percepción del deterioro de las condiciones de vida y de trabajo, consecuencia implacable de las políticas especulativas y neoliberales".

El manifiesto recuerda a las familias que, frente a los "beneficios insultantes de la Banca", se ven sumidas en el paro, que no cesa de aumentar, pierden sus viviendas y abocadas a"la precariedad y a la temporalidad".

Estado Laico

El texto defiende también la laicidad del Estado y de la educación pública, pues consideran que las creencias religiosas deben quedar en el seno de la conciencia personal de cada uno. "No se puede seguir argumentando que los acuerdos con la Santa Sede, de 1976 y 1979, son un muro insalvable para avanzar hacia una sociedad y una escuela laica. Exigimos su denuncia y derogación", señala el texto.

Además, IU clama contra el vigente sistema electoral español porque "no garantiza la igualdad de voto". Recuerda que la coalición necesita cuatro veces más votos que los partidos mayoritarios para obtener representación parlamentaria.