domingo, 21 de marzo de 2010

TODO IGUAL, O PEOR



Carlos Aguilar
Son demasiadas tardes viendo más de lo mismo, ni merece la pena seguir escribiendo de la Feria de Fallas, ni tengo ganas de perder el tiempo con esta pantomima de toros anovillados, “sospechosisimos” de manipulación y con toreros de medio pelo enfrente.

La mal llamada fiesta de los toros, está siendo maltratada especialmente por los taurinos, día tras día.

Me avergüenza asistir a un espectáculo donde, hasta la música está manipulada.
Miren un ejemplo, me llama un amigo, -director de una de las bandas de música que actúan en la plaza- y me cuenta, que la empresa pone a un “Señor” más bien maleducado, al lado de los músicos y les dice cuando tienen que tocar. Es más, después del festejo, recibió una llamada de "los simones", comunicándole su malestar, por no haber tocado lo suficiente. Le dijo: “la gente viene a los toros a divertirse, a ver cortar orejas, y la música está para animar al publico.
Yo creía que la música estaba, para premiar una buena faena.

Esta, debe de ser la aportación del “artista” Simón Casas y sus acólitos, a la tauromaquia.

Esta tarde, en el festival vestidos de luces que se han organizado para celebrar, una vez más, los 20 años de Ponce, -deberían darle el pésame por la feria que ha hecho- y sabiendo que los toritos los han elegido los toreros, voy a tener un ataque de inteligencia y no voy a asistir a semejante espectáculo.