sábado, 20 de marzo de 2010

NOVENA  DE FERIA
OTRA NOVILLADA



Carlos Aguilar
Seguimos con la feria de novilladas en Valencia. Los toros de Núñez del Cuvillo, descastados, flojos y con la presencia justa para lidiarse como novillos, en plazas de más importancia.


Estas características de toro bravo, son las que buscan las figuras para torear. Y si no, miren las ganaderías y el encaste que han elegido, para el festival vestido de luces que se han montado el día 21.

Decir que Ponce, realizó al primero de la tarde una faena técnica, que consiguió que el toro se mantuviera en píe, sacándole lo que no tenía. Estamos relatando una amplia historia de la tauromaquia del maestro de Chiva. Ante esta insigne obra de ingeniería, y una entera caída, se le concedió una orejita de Valencia.
En el cuarto de la tarde, se aburrió al ver las nulas posibilidades del Cuvillo. Abreviando con dos pinchazos.

Sebastian Castella, no hizo menos que Ponce, y sin embargo, la presidencia ante la petición mayoritaria del público, miró para otro lado negando un trofeo y creando un agravio comparativo. No es que Castella hiciera una obra de arte, su tauromaquia es encimista y repleta de efectismos modernos: redondos invertidos, -tan innecesarios como feos- pases cambiados, y otros de tono populista. Lo mejor, unas ajustadísimas chicuelinas y la quietud clásica del de Beciers.
En su segundo, un manso sin presencia pero con movilidad, lo recibió con dos típicos pases cambiados por la espalda. Faena vibrante, que fue cayendo poco a poco, pero manteniendo el tono populista de la casa. Falló a espadas, y se fue cualquier posibilidad de triunfo.

Manzanares, ante dos enemigos de cuarto y mitad, solo pudo sumar algún muletazo suelto y rectilíneo. Espectacular con la espada.

No hay comentarios: