lunes, 29 de marzo de 2010

“LOS CHOPERAS DIMINUTIVOS”
Carlos Aguilar
Lo visto el domingo en Madrid eso sólo es el aperitivo de lo que espera.

¿Los toros? Desechos de tienta
¿Los toreros? Ni bien ni mal
¿El público? Ni bien ni mal

Esta síntesis de crónica, es por si misma la antítesis de lo que se debería esperar en un principio de temporada en Madrid.

Con el hambre de toros aun sin amansar, sería lógico que el público se hiciera más presente en la plaza, y se expresara más durante el festejo. Pero los mitigadores del espectáculo, los que están haciendo de la capa de la justicia un sayo, también están adormeciendo a los tendidos, gradas y andanadas.

Con el cartel que habían confeccionado para este Domingo de Ramos, “Los Choperas diminutivos” -dice mi amigo J.R.M. que no les gusta que les llamen “choperitas”-, los que se atrevieron a ir a la plaza ya iban con la resignación puesta, la exigencia bajo mínimos y la esperanza rebajada.

Leandro, Curro Cruz y Morenito de Aranda, tienen un punto en común: sosería, falta total de operancia y la heroicidad que se presupone a los toreros… desaparecida. Añadan a esto, que jamás deberían cambiar la espada simulada por la de verdad y tenemos como resultado lo visto ayer. La tarde fue a parte de fría en cuanto al clima, fría de ánimo.

Ni los turistas, únicos clientes que asistirán a los toros en un futuro no lejano, aguantarán esta aburrida fiesta que “Los Choperas diminutivos” y demás enterradores “productions” taurinos, están ofreciendo.