lunes, 1 de marzo de 2010

¿AHORA… SÍ SABEN?


Carlos Aguilar

Hace un año aproximadamente, los lumbreras del gobierno que conceden la medalla a las Bellas Artes, echaron un borrón inaceptable sobre la manida medallita. Este año, los mismos incultos o interesados, se la dan a Luis Francisco Esplá.

Si el año pasado eran profanos en su criterio. ¿Por qué van a ser doctores, este año? Si les pusimos de vuelta y media por el sacrilegio cometido. ¿Por qué aplaudirlos ahora? ¿Han aprendido de toros, en un año?
Los premios son casi siempre, una negociación, un cúmulo de intereses orquestados por  el poder, sea político o no, un tráfico de influencias.

Me traen sin cuidado los premios, el reconocimiento a los artistas, lo dan los aficionados entendidos en cualquier disciplina. Los que no entienden, no saben valorar lo que ven. Si yo fuera Esplá, seguiría dando lecciones toreras y no lo recogería.

Esplá es un torero fuera del circuito, con criterio propio; y sin bajarse la taleguilla ha esculpido una carrera intachable e inolvidable, guardián del templo de la sabiduría, lidiador de los que no quedan y listo como él solo.

Esplá no es un maestro, o lo es, pero sin discípulos, nadie sigue sus pasos, es más fácil el toreo moderno, donde el que lidia es subalterno. Nadie como él en los últimos años, nos ha dejado ver las cualidades del toro que tenia delante.

Luis Francisco Esplá, no es torero artista, es MATADOR DE TOROS, alguien que será recordado por encima de figurines mediáticos, contemporáneos suyos.

Luis Francisco Esplá, deja un hueco en el mundo del toreo. Con medallita oficial o sin ella.

Los aposentadores de sillón ministerial, ya la devaluaron el año pasado. Ahora, sólo es un trocito de metal concedido por unos parásitos incompetentes, se la podían colgar del forro de su ignorancia.

No hay comentarios: