jueves, 18 de febrero de 2010

SALAMANCA HOMENAJEA A JULIO ROBLES



El Ayuntamiento de Salamanca ha homenajeado hoy al matador de toros Julio Robles, coincidiendo con el octavo aniversario de su muerte, en un acto en el que los elementos taurinos y los literarios han sido los protagonistas.

Junto a la estatua que recuerda al diestro en los aledaños de la plaza de toros de la Glorieta, José María Sánchez, miembro y ex presidente de la peña taurina Julio Robles, ha leído el artículo "Continúa en nosotros", escrito para la ocasión por Gonzalo Santonja, director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.
Un escrito en el que Santonja ha rememorado el alcance de la trayectoria personal y profesional del torero de Fontiveros (Ávila), que desarrolló la mayor parte de su vida en Salamanca.
Este mismo artículo, impreso en un díptico con la ilustración de un lance con la muleta, obra de Herraiz, ha sido repartido por el Ayuntamiento de Salamanca entre todos los asistentes a la conclusión del acto.
A pesar del frío y la nieve, el alcalde de la ciudad, Julián Lanzarote, en compañía de familiares de Julio Robles, ha depositado una corona de laurel a los pies de la escultura del matador, obra de Salvador Amaya, quien recientemente también inmortalizó al torero Paco Pallarés.
El homenaje anual a Robles, que fue enterrado en la localidad salmantina de Ahigal de los Aceiteros, ha concluido con la interpretación a cargo de la Banda Municipal del pasodoble que lleva su nombre.
Robles, que desde muy temprana edad estuvo en contacto con el campo charro, se vistió por primera vez de luces el 28 de agosto de 1968 en Villavieja de Yeltes (Salamanca).
Debutó con picadores el 10 de mayo de 1970, en la Plaza de Lérida, e hizo su presentación en Madrid el 10 de junio de 1972 junto a Angelete y el también torero salmantino conocido como "El Niño de la Capea", con toros de Juan Pedro Domecq.
A lo largo de su trayectoria consiguió tres Puertas Grandes en la plaza de toros de Las Ventas (1983, 1985 y 1989), y el 13 de agosto de 1990, después de torear en Pamplona y en Santander, resultó gravemente herido al ser volteado por un toro de Cayetano Muñoz, de nombre "Timador" en la plaza francesa de Béziers.
Sufrió un traumatismo del raquis cervical entre la quinta y la sexta vértebra, que le provocó la tetraplejia.