miércoles, 24 de febrero de 2010

EMPRESARIOS-APODERADOS
Carlos Aguilar

El excelente subalterno Domingo Navarro, comentaba en el programa La Divisa de Riberatv, que uno de los problemas más graves que tienen los toreros, dejando a un lado a las figuras, es que la mayoría de ellos no saben lo que cobran, hasta que no “ajustan” con el apoderado a final de la temporada.

Esto sucede por que los contratos no especifican claramente cuanto van a cobrar por el festejo contratado. Los apoderados, que son también empresarios agravan este problema, por ejemplo: el empresario-apoderado, le “arregla” al torero 30 corridas de toros en una temporada, de estas, unas las torea en las plazas regentadas por él, y otras por otros empresarios, que a su vez representan a otros toreros. A esto se le llama “cambio de cromos” tú me pones al mío y yo te pongo al tuyo.

Esta práctica explica por ejemplo, porque vemos en Valencia a algunos toreros de injustificada presencia en los carteles. Unos entran en lo expuesto anteriormente y otro, quizás tenga que ver con los consejos de la Diputación al empresario de turno…por que éste es de la tierra, y como viene casi gratis… mejor que mejor, para todos.

Así se sigue funcionando temporada tras temporada, ocasionando a los aficionados una úlcera, al tener que tragar un día y otro actuaciones indigestas, cocinadas por los que tienen el estómago tan grande, que pueden comer de todo.

Mientras las distintas asociaciones de aficionados, abonados, etc., no se mojen en movilizar a estos, de una u otra forma; esta banda de desahogados seguirá cocinando con las mismas recetas.